Los resucitados

Amigos de un cantaor reciben en una tasca de Caracas la noticia de su muerte en España. Esto les hace recodar el día en que lo conocieron, y cómo, en medio de una extraña fiesta flamenca –donde aparece el duende del que hablara García Lorca– , les hizo adquirir conciencia de su mortalidad.