María Eugenia

Finalista del II Concurso Rajatabla de la Nueva Dramaturgia Venezolana (2009)

Publicada en Hasta que la muerte nos separe-Medea inmortal-María Eugenia-La ceremonia de los desvelos (2017)

 

Espíritu de Sacrificio: único Amante mío.

 Teresa de la Parra, Ifigenia

TEMA: El sacrificio.

ARGUMENTO: En la novela Ifigenia, de Teresa de la Parra, María Eugenia, en un lírico delirio, dice que ella, como la doncella del mito, se sacrifica al renunciar al amor de Gabriel. En esta obra de teatro, María Eugenia está dormida pero rodeada de seres divinos que la ayudan a sacrificarse simbólicamente, lo que le permite, al despertar, encontrar su destino.

PERSONAJES:
MARÍA EUGENIA, mujer joven. Viste de blanco
ARTEMISA, muchacha. Viste de blanco
ATENEA, mujer joven. Viste de azul
CLARA, mujer madura. Viste de morado
HERMES, hombre joven. Viste de blanco
3 NINFAS. Visten de blanco
3 SÁTIROS. Usan bluyines y llevan el pecho descubierto

ESTRUCTURA:
PRÓLOGO
ESCENA I: Sueño
ESCENA II: Juego de ninfas
ESCENA III: Juego de sátiros
ESCENA IV: Juego de máscaras
ESCENA V: Muerte
ESCENA VI: Resurrección

MÚSICA SUGERIDA: Sacra, de Hildegard von Bingen.
For the Virgin (O frondens virga)
Praise for the Mother (O virga ac diadema)
Vision (O euchari in leta via)


ESCENA I: Sueño

Artemisa
Artemisa

HERMES: Lo que yo entiendo es que un beso es un beso.

Ma EUGENIA: ¡Desde luego que no! Un beso puede ser un insulto.

HERMES: Si uno no desea el beso. ¿Usted quería que la besaran?

Ma EUGENIA: …sí… pero no de esa forma. Tendrían que haberme pedido permiso.

HERMES: ¿Y usted lo habría concedido?

Ma EUGENIA: ¡Por supuesto que no! (Pausa). Soy una tonta, ¿no?

HERMES: Es una virgen. Y Gabriel estaba procurando que dejara de serlo, sin pedir el permiso.

Ma EUGENIA: Estoy comprometida con otro. Pronto me casaré. Y entonces, con todas las de la ley, dejaré de ser virgen.

HERMES: No tan de prisa. Su cuerpo dejará de serlo. ¿Y su alma? No hay bodas sin Artemisa.

Ma EUGENIA: ¿Artemisa? ¿Quién pidiera el sacrificio de Ifigenia?

HERMES: Exactamente, sacrificio al que ella voluntariamente se entregó. ¿No se ha puesto a pensar, María Eugenia querida, usted que tanto piensa, que entre tanto dios que había en Grecia, quien pidió el sacrificio para que la flota zarpara a devastar a Troya fue Artemisa?

Ma EUGENIA: Siempre he pensado que fue un trato justo: la más hermosa doncella a cambio de una gran victoria.

HERMES: ¡Justicia! ¡Una palabra que le queda muy pequeña al Olimpo! No. La flota, Grecia entera, debía rendir su doncellez si había de tomar Troya. Una guerra no es un juego de niños.

Ma EUGENIA: (Para sí) …ya veo. La novia debe rendir su doncellez para casarse. Si ha de salir de la montaña…

HERMES: O sacarse de adentro la montaña en la que vive.

Ma EUGENIA: (Para sí) …y entrar en la ciudad…

HERMES: Y que la ciudad entre en ella.

Ma EUGENIA: (Para sí) …mi casa…

HERMES: En la antigüedad, la novia entregaba a las llamas sagradas del altar de la diosa su más preciosa túnica.

Ma EUGENIA: (Para sí) …mis hijos…

HERMES: También las madres le entregaban el vestido que habían usado en el parto. E igualmente recibía la vestimenta de las parturientas que morían.

Ma EUGENIA: (Para sí) …ya veo. Es la virgen quien permite el arribo a otro mundo…

HERMES: O de otro mundo.

Ma EUGENIA: (Para sí). …es Artemisa quien otorga el permiso…

HERMES: No la novia.


LECTURA DRAMATIZADA

Lectura dramatizada de María Eugenia, 2011
Lectura dramatizada de María Eugenia, 2011


Publicada por Amazon en versiones digital e impresa (2017). Más información en la página de Marisabel Contreras en Amazon.
Anuncios